Sway fue diseñado para revolucionar el segmento de los "hatchback" compactos, un sector conservador en el mercado. Sus líneas curvas, y su audaz uso de colores sofisticados, hacen del diseño de este prototipo algo atrevido y emocionante.